Canadá, ambición sin límites