Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía húngara se encuentra en una senda de crecimiento, creación de empleo y reducción del déficit público. El entorno económico es favorable, con tipos de interés históricamente bajos y una economía europea en lenta pero firme recuperación. El año 2015 confirmó la tendencia positiva de la economía: concluyó con un crecimiento del PIB del 3,1% interanual, impulsado por la industria y los servicios. Tras una anunciada desaceleración por la ausencia de fondos comunitarios y la caída de la producción en el sector del automóvil, en el primer trimestre de 2016 el crecimiento cayó al 0,9% recuperándose en el segundo trimestre del año hasta el 2,6%. En el tercer trimestre el crecimiento se volvió a ralentizar hasta un 2,2% interanual. El cuarto trimestre del año experimentó un crecimiento del 1,6%, con lo que el año 2016 cerró con un crecimiento del PIB de un 2% respecto a 2015. El FMI y la Comisión Europea prevén un crecimiento de la economía húngara para 2017 del 3,2% y 3,6%, respectivamente. Durante el primer trimestre del 2017 el PIB experimentó un aumento de 4,2 puntos porcentuales, mientras que en el segundo trimestre se ha experimentado un crecimiento del 3,2% del PIB, impulsado parcialmente por el desembolso de fondos europeos.

Hasta principios de 2016 el Gobierno intentó mantener la cotización del forinto en torno a 300 forintos por euro, ya que una depreciación mayor encarece enormemente el servicio de la abultada deuda en divisas de Hungría. Durante 2015 destacó la influencia puntual de tres factores externos, en primer lugar, la inesperada decisión de las autoridades monetarias helvéticas de abandonar el tipo de cambio fijo del Franco suizo con relación al Euro, que condujo a una depreciación de 321,34 forintos por euro el día 15 de enero; en segundo lugar, la depreciación del euro consecuencia de la incertidumbre internacional ante el nuevo gobierno griego y de la compra de bonos por parte del Banco Central Europeo, que hizo que el forinto volviera a apreciarse hasta quedar por debajo de 300 forintos por euro a mediados de abril; y en tercer lugar, la incertidumbre europea sobre las negociaciones de la deuda griega, que provocó de nuevo la depreciación del forinto por encima de 310 forintos por euro durante el verano. El tipo de cambio medio se mantuvo estable en el último trimestre del año, situándose en 312,56 forintos por euro. Finalmente, el tipo de cambio medio del año 2015 fue de 309,9 forintos por euro. El Gobierno húngaro declaró en repetidas ocasiones que no tenía una política de tipo de cambio pero resulta evidente que una apreciación del mismo frente al euro perjudicaría enormemente sus exportaciones.

A principios de 2016, las previsiones apuntaban a una lenta depreciación a lo largo del año que se estimaba que podría llegar a la cotización de 320 forintos por euro; sin embargo, la depreciación del forinto con respecto al euro en 2016 fue moderada, alcanzando un tipo de cambio medio de 311,46 HUF/EUR. Aunque la cotización sufrió variaciones a lo largo del año y la moneda se depreció hasta alcanzar 313,32 en el segundo trimestre,, volvió a recuperarse hasta los 311,15 en el tercero y mantuvo esa tendencia en el último trimestre del año en que cotizó a 309,34 forintos por euro. Conviene tener en cuenta la influencia sobre la evolución del tipo de cambio de la revisión de la calificación de la deuda húngara por parte de las agencias de rating en 2016. Así, el 20 de septiembre de dicho año, la agencia S&P modificó la calificación de la deuda húngara, que pasó de BB+ a BBB- y a principios de noviembre, Moody's mejoró también su calificación del bono húngaro (de Ba1 a Baa3), y Fitch lo había hecho ya con anterioridad a BBB-.

En los dos primeros meses del 2017 el tipo de cambio no sufrió variaciones significativas, manteniéndose en torno a 309 forintos por euro en enero y apreciándose ligeramente en febrero hasta los 307,71 forintos por euro. Desde marzo se ha iniciado un descenso que ha situado el tipo de cambio medio mensual de abril en 311,55 forintos por euro mientras que Mayo de 2017 ha cerrado con un tipo de cambio de 309,90 y Junio con un tipo medio de 308,87. La media para el primer semestre se sitúa 309,46, de nuevo a niveles similares a los alcanzados en el último trimestre de 2016. Sin embargo, el mes de julio ha cerrado con un tipo de cambio medio de 306,76 forintos por euro, manteniéndose el fortalecimiento del forinto frente al euro por tercer mes consecutivo. Es preciso subrayar que el forinto se ha apreciado respecto al euro en la primera semana de agosto, alcanzando los 303 forintos por Euro, cifra que no se alcanzaba desde el primer trimestre de 2015 (Cabe mencionar que en agosto de 2017 S&P revisó la calificación pasando de BBB-“estable” a BBB- “positiva”). Sin embargo, Agosto cerró con una cifra de 306,14 forintos por euro,  ligeramente superior a la de julio, y Septiembre  con un tipo de cambio medio de 311,23 habiéndose experimentado en dicho mes una gran revalorización del Euro frente al forinto húngaro. La primera mitad de año de 2017 ha cerrado con un tipo de cambio medio de 309,46.

En cuanto al tipo de interés, el Gobierno realizó reducciones continuas durante 2013 y 2014 como parte de un plan bianual de reducción acumulada. El 24 de marzo de 2015 el Consejo Monetario decidió retomar la senda de reducciones periódicas motivadas por la baja presión inflacionaria y la apreciación temporal del forinto, fijando el tipo de interés en el 1,35%. Este tipo se mantuvo hasta finales de marzo de 2016. Desde entonces, se han aplicado varias reducciones hasta el 0,9% alcanzado en mayo del mismo año que se mantiene inalterado en octubre de 2017. El Banco Nacional de Hungría decidió en septiembre, tras modificar a la baja sus previsiones de inflación para 2018-2019, mantener el tipo de interés en el 0,9% y continuar con la flexibilización de las medidas de política monetaria reduciendo en 10 puntos básicos la banda de fluctuación del tipo de interés a un día del mercado monetario entre otras medidas.

En el año 2014 el país experimentó una deflación creciente, la tasa de inflación media fue del -0,2% interanual. La deflación se acentuó por la caída de los precios de las materias primas, especialmente por la fuerte caída del precio del barril de petróleo, así como por la reducción de las tarifas de suministros de agua, gas y electricidad a economías domésticas. El mes de diciembre de 2015 concluyó con una tasa de inflación interanual del 0,9 %, y una tasa de inflación subyacente del 1,4%. El objetivo de precios a medio plazo del Banco Nacional de Hungría es del 3% con una banda de fluctuación de ±1. Respecto a 2016, tras dos meses en positivo (0.9% en enero y 0,3% en febrero), la tasa interanual fue negativa en los siguientes meses con la excepción de abril (-0,2% en marzo, mayo y junio, 0,2% en abril cayendo posteriormente el -0,3% en julio y -0,1% en agosto). La inflación ha remontado en el último trimestre del año, alcanzando un 1,8% en diciembre (inflación subyacente interanual del 1,7%). El primer trimestre de 2017, registra una continuación de la tendencia al alza de los precios alcanzándose a final de marzo una tasa de inflación de 2,7%, y una tasa de inflación subyacente interanual del 1,8%. El mes de septiembre ha cerrado con una tasa de inflación del 2,5%. El FMI prevé que la tasa de inflación en el país alcance un 2,5% en 2017 y un 3,3% en 2018. La Unión Europea, por su parte, prevé para los años 2017 y 2018 una tasa de inflación del 2,9% y 3,2% respectivamente, mientras que  la OCDE ha previsto un aumento en los precios del 3% para 2017 y de 3,2% para 2018.

En relación con el sector laboral, en 2014 la tasa de desempleo media anual fue del 7,7%, lo que significó un descenso de 2,5 puntos respecto a la media del año 2013. Gran parte de esta reducción se debió a la mejora de la actividad industrial, a la contratación de obra pública tras el levantamiento de las restricciones de acceso a los fondos comunitarios y a la contratación temporal de parados a través del Programa de Fomento del Empleo del Gobierno, que ocupa en torno a doscientos mil trabajadores. En 2015 la tasa de desempleo media fue de 6,8% y a lo largo de 2016 el desempleo siguió reduciéndose hasta alcanzar a final de diciembre un 4,4%. Para 2017 se prevé mantener la baja tasa de desempleo alcanzada aunque el primer trimestre del año 2017 haya cerrado con una tasa de desempleo del 4,5% a final de marzo. La leve tendencia al aumento del desempleo se mantuvo en abril, con una tasa de desempleo del 4,6%, mientras que en mayo se quebró al reducirse la tasa de desempleo de nuevo al 4,4% , y al 4,2% a finales de junio tasa que se ha mantenido hasta final de agosto..

El salario medio bruto mensual siguió creciendo a lo largo de 2015 y 2016 gracias a la reducción del tipo fijo del Impuesto sobre la Renta que el 1 de enero de 2016 pasó del 16% al 15%. El 1 de enero de 2017 entró en vigor una subida del salario mínimo interprofesional de un 15% para la mano de obra no cualificada hasta alcanzar 127.500 HUF (unos 410€) y de un 25% para mano de obra cualificada hasta los 161.000 HUF (unos 520€). Tras estas medidas tomadas por el gobierno, el salario medio bruto mensual se situó en los 290.450 forintos en julio de 2017, lo que representa un crecimiento del 13,06% en doce meses. El salario neto medio ha crecido a su vez un 13,06% en el mismo periodo hasta los 193.149 forintos mensuales. Está previsto que el 1 de enero del 2018 el salario mínimo aumente de nuevo un 8% para la mano de obra no cualificada y un 12% para la mano de obra cualificada que alcanzarían 138.000 HUF (445€) y 180.500 HUF (582€) respectivamente. En la misma línea, el gobierno húngaro planea reducir la tasa de contribución a la seguridad social por parte del empleador (payroll tax) al 15% para 2022. Ya en 2017 se ha producido una reducción del 27% al 22%, y se volverá a reducir hasta el 20% en 2018.

De acuerdo con los datos publicados por la Oficina Central de Estadística de Hungría, la balanza comercial de bienes húngara tuvo un saldo superavitario de 6.400 millones de euros en 2014, aumentando tanto las exportaciones como las importaciones respecto a 2013. Esta tendencia favorable continuó en 2015, año en el que se alcanzó el mayor superávit comercial hasta dicha fecha. Las exportaciones y las importaciones aumentaron en 7,6% y en 5,8%, respectivamente, alcanzando así un saldo superavitario de 8.100 millones de euros. El primer trimestre de 2016 pareció mostrar un cambio de tendencia: el superávit comercial en marzo cayó hasta los 952 millones de euros (1.010 millones un año antes) con reducciones interanuales del 3,5% en las exportaciones y del 3,2% en las importaciones; no obstante, en el segundo trimestre se recuperó la tónica del año anterior. Aunque en julio volvieron a caer respecto al mismo mes de 2015 agosto volvió a mostrar crecimientos interanuales positivos y en septiembre, el valor de las exportaciones creció un 1,7%, mientras que las importaciones no variaron respecto al año anterior. Finalmente, el saldo de la balanza comercial ha alcanzado en 2016 un superávit record de 9.935 millones de euros. El sector exterior dinamiza la actividad del país, con lo que depende en gran medida de su evolución. Las principales empresas exportadoras pertenecen al sector industrial, especialmente a automoción y electrónica.

Durante los primeros meses de 2017 el Comercio Exterior de Hungría ha mantenido la tendencia creciente. En enero las exportaciones experimentaron un crecimiento interanual del 10,8%, mientras que las importaciones crecieron un 10,1%, alcanzando un saldo superavitario de 633 millones de euros. Los resultados de febrero, si bien también registraban un crecimiento respecto al mismo mes del año pasado, mostraban una ligera ralentización, con crecimientos de 2,5% en las exportaciones y 3,7 % en las importaciones resultando en un saldo deficitario de 86 millones de euros. En el mes marzo de 2017 se ha registrado un superávit de 978 millones de euros, con aumentos en las exportaciones e importaciones con respecto al mismo mes del año anterior de 18% y 21% respectivamente. Así, la primera mitad del año 2017 cerró con una cifra de exportaciones de 51.000 millones de euros, y una cifra de importaciones de 46.200 millones (lo que representa un aumento de 7% y 8,8% respectivamente), alcanzando un superávit de 4.800 millones. De acuerdo con los datos preliminares de la Oficina Central de Estadísticas de Hungría, las cifras correspondientes a agosto muestran aumentos tanto en las exportaciones como en las importaciones con respecto al mismo mes del año anterior (10% y de 13% respectivamente). El superávit del mes ha sido de 440 millones de euros.

Con respecto al sector público, el déficit del gobierno húngaro ha permanecido por debajo del límite del 3% del PIB fijado por la Unión Europea durante los tres últimos años. El año 2014 se cerró con un déficit del 2,6% del PIB, mientras que en 2015 se redujo al 1,9% y a pesar de que durante el periodo enero-septiembre 2016 se generó un superávit del 0,6% (superior al mismo periodo del año anterior) el gobierno húngaro anunció en marzo de 2017 que el déficit para el año 2016 se había reducido hasta el 1,7 %. El primer trimestre de 2017 ha cerrado con un superávit del 2% sobre el valor del PIB, mientras que el segundo trimestre ha cerrado con un superávit del 1,5%.A pesar de ello, el gobierno ha seguido manteniendo su previsión de un déficit del 2,4% del PIB para el año 2017.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

  2012 2013 2014 2015 2016
PIB
PIB (M EUR a precios corrientes) 99.027 101.466 104.970 109.710 112.391
Tasa de variación real (%) -1,6 2,1 4,0 3,1 2,0
Tasa de variación nominal (%) -1,8 2,5 3,0 4,3 3,3
INFLACIÓN
Media anual (%) 5,7 1,7 -0,2 -0,1 0,4
Fin de período (%) 5,0 0,4 -0,9 0,9 1,8
TIPO DE INTERÉS
Media anual (%) 6,25 4,20 2,50 1,65 1,05
Fin de período (%) 5,75 3,0 2,10 1,35 0,9
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (miles de habitantes) 9.931 9.908 9.877 9.856 9.830
Población activa (miles de habitantes) 3.864 3.970 4.141 4.259 4.411
% Desempleo sobre población activa 10,6 9,1 7,1 6,2 4,4
DÉFICIT PÚBLICO
% PIB -2,3 -2,6 -2,6 -1,9 -1,7
DEUDA PÚBLICA
en miles EUR 77.439 77.723 79.463 81.953 83.282
en % PIB 78,2 76,6 75,7 74,7 74,1
EXPORTACIONES DE BIENES
en M EUR 79.952 81.294 84.506 90.460 93.046
% variación respecto al mismo período anterior -0,03 1,65 3,95 7,05 2,9
IMPORTACIONES DE BIENES
en M EUR 73.297 74.739 78.232 81.865 83.111
% variación respecto al período anterior -0,83 1,96 4,67 4,64 1,52
SALDO BALANZA BIENES Y SERVICIOS
en M EUR 6.729,7 7.091,5 7.279,0 9.806,2  11.603
% PIB 6,80 6,99 6,93 8,94  10,32
SALDO BALANZA CUENTA CORRIENTE
en M EUR 1.751,8 3.892,2 2.175,3 3.693,4  5.524
% PIB 1,77 3,84 2,07 3,37  4,91
DEUDA EXTERNA BRUTA
en M EUR 127.487 119.543 120.077 116.937  108.009
% PIB 129,20 118,96 114,95 119,05  96,1
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en miles de millones EUR 19,19 20,96 18,14 15,77  n.d.
% Exportaciones de Bienes y servicios 22,3 24,1 19,5 15,8  n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M EUR 33.881 33.782 34.578 30.322 24.384
FLUJOS DE INVERSIÓN DIRECTA NETA
en M EUR 9.090 1.392 2.846 -14.184  -7.874
FLUJOS DE INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M EUR 11.184 2.529 5.818 -13.108  -4.703
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
Media anual 289,42 296,92 308,66 309,9 311,46
Fin de período 291,29 296,91 314,89 313,12 311,02

Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas (KSH), Banco Nacional de Hungría (MNB)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El Banco Nacional de Hungría ha conseguido mejorar significativamente la financiación de la deuda pública reduciendo los intereses de la misma, y elevar el rating de la deuda soberana de Hungría.

En los últimos años el tipo de cambio del forinto ha seguido una senda de depreciación frente al euro: a finales de 2012 el tipo de cambio se situaba en los 291,29 forintos por euro y a finales del año 2016 se ha situado en el valor de 311,02 forintos por euro.

El tipo de interés de referencia del Banco Nacional de Hungría se encuentra en la actualidad en el 0,9%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex