Información práctica

Lengua oficial y religión

En Hungría se habla húngaro (magyar en húngaro), lengua que pertenece al grupo de las lenguas fino-ugrias de la familia de las lenguas urálicas. Además de en Hungría se habla en ciertas zonas de Rumania, Eslovaquia, Ucrania, Serbia, Croacia, Austria y Eslovenia. En Transilvania (Rumanía) se concentra el mayor número de húngaro parlantes fuera de Hungría.

En la actualidad cuenta con unos 14-15 millones de hablantes, 10 de los cuales están en Hungría.

El húngaro no es un idioma sencillo de aprender, y tiene en común con otras lenguas como el estonio o el finés que es una lengua aglutinante.

Hungría es tradicionalmente un país católico aunque también existe un grupo de población importante que son protestantes. Aproximadamente dos tercios de la población con creencias religiosas es católica, y casi una cuarta parte son protestantes. Dentro de los protestantes se encuentran la iglesia reformada calvinista húngara y la iglesia luterana húngara.

Volver a índice de Información práctica

Moneda y tipo de cambio

La moneda local es el forinto húngaro (HUF), que cotiza en torno a 300 forintos por euro y en los últimos dos años ha tendido a depreciarse. El tipo de cambio medio del año 2015 fue de 309,90 forintos por euros, mientras que en 2016, fue de 311,46 forintos por euro. En la primera mitad del año 2017, el tipo de cambio medio es de 309,46 forintos por euro.

El HUF es convertible y se pueden cambiar euros u otras divisas con suma facilidad, aunque es conveniente realizar el cambio en casas de cambio que ofrecen mejores tipos que los bancos o los hoteles. No debe cambiarse dinero en el aeropuerto pues el tipo de cambio es muy desfavorable. El uno de enero de 2013, el Gobierno introdujo un “impuesto sobre transacciones financieras” que afecta a todas las operaciones que realizan los bancos, incluyendo la retirada de efectivo, y a las que realizan las casas de cambio (que no suelen cobrar comisión), estando obligadas a cargar dicho impuesto al cliente. Actualmente es del 0,6%.

La apertura de una cuenta bancaria no plantea dificultades y se pueden tener cuentas en forintos o en euros. La operativa por internet es cómoda y funciona bien. Los bancos facilitan tarjetas de crédito a sus clientes, principalmente Master Card y VISA. Existen numerosos cajeros automáticos en todas las ciudades por lo que la retirada de efectivo es sencilla si bien sujeta al mencionado impuesto.

Existen monedas de 5, 10, 20, 50, 100, y 200 forintos. Para los billetes estos son de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, y 20.000 forintos.

Volver a índice de Información práctica

Corriente eléctrica

En Hungría el voltaje y la frecuencia son los mismos que en España. La energía eléctrica y el gas son más baratos que en España: las tarifas domésticas se redujeron un 20% en 2013. Sin embargo, de acuerdo con el índice Doing Business 2017 del Banco Mundial, para el caso de un almacén que funcione 8 horas al día durante 30 días al mes; la energía eléctrica es más cara que en España: el precio de la conexión eléctrica estándar en Hungría es de 0,22 céntimos de euro por kWh, mientras que en España es de 0,14 céntimos de euro por kWh. En cualquier caso, la tarifa contratada puede variar el precio final a pagar.

En general sólo se producen lecturas anuales, por lo que las compañías suministradoras facturan estimaciones mensuales que se regularizan una vez al año, pudiendo producirse desajustes. El Gobierno húngaro quiere obligar a éstas a que realicen lecturas con mayor periodicidad. 

Volver a índice de Información práctica

Seguridad

Hungría pertenece a la OTAN por lo que su política en materia de Defensa se encuadra en dicha organización en la que participa activamente, incluso en misiones fuera de sus fronteras.
 
En cuanto a la seguridad personal, resulta bastante satisfactoria. Si se compara Budapest con Madrid o Barcelona, la seguridad personal en Budapest resulta mucho mayor y no merece ninguna crítica. Como es lógico en una ciudad grande, resulta aconsejable evitar algunos lugares concretos o zonas determinadas, especialmente por la noche.
 
También resulta evidente que no conviene bajar la guardia para evitar robos pues siempre se dan algunos casos en viviendas durante vacaciones o pequeños robos en sitios o eventos con elevada concurrencia (transportes públicos en horas punta, celebraciones de actos al aire libre, entre otros) como en cualquier ciudad europea.

 

 

Volver a índice de Información práctica

Condiciones sanitarias

En Hungría no es necesario tomar ninguna precaución sanitaria especial. En el país se reconoce la tarjeta sanitaria europea y también funcionan la mayoría de los seguros de asistencia internacionales.

No es necesario ningún tipo de vacunación especifica.

Las condiciones sanitarias son las propias de un país europeo. Las enfermedades más comunes en Hungría son las cardiovasculares, debidas al consumo de tabaco y a una dieta alta en colesterol (las comidas tradicionales húngaras, como sucede en los países fríos, son de pesada digestión si las comparamos con la dieta mediterránea).
  
En Hungría la sanidad pública es universal y gratuita, por lo que en casos más complejos o de emergencia se  recomienda utilizar los servicios de centros médicos privados, a efectos de tener una atención más personalizada y de una calidad similar al sistema español. Los hay norteamericanos, donde el personal habla inglés. También hay clínicas en las que algunos médicos hablan alemán y/o francés. Los precios en estos casos son elevados, incluso superiores a las consultas privadas en España.
 
Uno de los hospitales que ofrece mayores garantías para una eventualidad es el Hospital Militar con el que la Embajada acordó un concierto para asistencia a todo el personal trabajador adscrito a la misma. Para poder utilizar sus servicios es necesario disponer de una tarjeta identificativa que se solicita a través de la Embajada.
 
Hungría tiene fama de disponer de buenas clínicas dentales que ofrecen sus servicios a precios más reducidos que en Europa occidental. Algunas poblaciones fronterizas con Austria explotan esta potencialidad.
 
Las farmacias están bien abastecidas y, si no se encuentra un medicamento concreto suele ser por la dificultad idiomática pues casi siempre existe el genérico correspondiente.

Volver a índice de Información práctica

Comunicaciones y conexiones con España

Comunicaciones

El código internacional de Hungría es el 0036.

Para llamadas interurbanas desde Hungría, como regla general, hay que marcar el 06, seguido del prefijo provincial. Si las llamadas son urbanas o dentro de una misma población se ha de marcar el número de teléfono deseado sin ningún tipo de prefijo. El prefijo de la ciudad de Budapest es el 1. Los números que pertenecen a Budapest constan de 7 cifras, los del resto del país, de 6.

Los números de teléfono móvil constan de 9 cifras, y también es necesario marcar 06 antes del número de abonado. Las dos primeras cifras del número de móvil comienzan por 20, 30 ó 70 dependiendo de la compañía (Telenor, T-Mobile o Vodafone).

Transporte aéreo

El aeropuerto de Budapest Liszt Ferenc está situado a unos 25 km al sur-este del centro de la ciudad. El terminal que actualmente está destinado al tránsito de pasajeros es el terminal 2.Desde el aeropuerto se tarda unos 30 minutos en taxi o coche para llegar al centro de la ciudad. Las compañías que ofrecen vuelos directos con Hungría desde España son: Ryanair y Wizzair (Iberia de junio a octubre) en el caso de viajar a Madrid y Ryanair, Wizzair y Vueling a Barcelona. Iberia ofrece vuelos directos entre Madrid y Budapest con una frecuencia que depende del mes (en septiembre, por ejemplo, cuatro vuelos por semana, de lunes a jueves); la intención de esta compañía es mantener el servicio durante los meses de temporada alta, hasta finales de octubre; su continuidad va a depender de los resultados.

También existen vuelos directos de Wizzair y Ryanair entre Budapest y otras ciudades españolas, preferentemente en verano, como Málaga, Alicante, Valencia (desde octubre de 2017), Ibiza, Palma de Mallorca, Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote.

Transporte por carretera

La red de carreteras públicas tiene una estructura radial, conectando Budapest con las capitales de los países limítrofes. Para las autopistas existen una serie de viñetas comarcales, que requieren de previo pago para su acceder a ellas. Este pago puede realizarse en las gasolineras, o bien por teléfono móvil.

Budapest es el centro de la red ferroviaria húngara, con tres grandes estaciones: Keleti, Nyugati y Déli.

El transporte desde España se suele realizar por camión en la gran mayoría de casos ya que en el caso del ferrocarril la duración del trayecto es mayor. No obstante, el ferrocarril es un medio muy utilizado para el transporte de mercancías en Hungría, dependiendo del producto que se trate y del tiempo de entrega acordado. 

Transporte marítimo

Hungría es un país sin salida al mar. Desde España el transporte marítimo apenas se utiliza a pesar de que parecería viable. El puerto más cercano es el croata de Rijeka. Desde ese punto la ruta se dirige por carretera a Budapest.

Dentro del transporte por barco habría que destacar el transporte fluvial a través del Danubio. Existen varios puertos a lo largo de este río. Los más importantes se encuentran en Budapest y Dunaújváros.

Volver a índice de Información práctica

Vestido y etiqueta

La indumentaria normal en Europa. En invierno hay que reforzar la ropa de abrigo, incluidos guantes, bufanda y demás prendas para protegerse contra el frío. Para caminar por la calle, el calzado debe ser el adecuado a bajas temperaturas con suelas aislantes del frío y la humedad.
 
En verano la temperatura puede alcanzar, algunos días, niveles cercanos a los 40o C, por lo que es recomendable utilizar ropa de algodón.
 
 
 
La oferta local es la misma que se puede encontrar en cualquier capital de Europa. Todas las principales marcas y boutiques están presentes en Budapest. En la calle Andrassy y en las calles peatonales y centros comerciales están presentes las tiendas más conocidas de Europa, entre ellas las del grupo español Inditex.
 
 
La etiqueta oficial es la europea tradicional. En actos oficiales lo más común es el traje oscuro con camisa blanca.
 
Los húngaros son, por lo general, gente educada y de correctos modales. La puntualidad es muy apreciada por lo que se tiene la costumbre de comunicar cualquier retraso que se vaya a producir.

Volver a índice de Información práctica

Hora local, vacaciones y días festivos

Budapest tiene la hora Central Europea GMT+1, igual que España. En el periodo comprendido entre los meses de marzo y octubre, Hungría tiene el horario de verano (GMT+2).

Los días festivos en el país son los siguientes: 1 de enero, 15 de marzo, 1 de mayo, 20 de agosto, 23 de octubre, 1 de noviembre, 25 y 26 de diciembre. Además son festivos el lunes de Pascua, el viernes santo y el lunes de Pentecostés, con fecha variable.

Volver a índice de Información práctica

Horarios laborales (bancos, comercios, empresas y AA.PP.)

El horario de oficina en Hungría es de lunes a viernes de 8.00 a 16.00. En algunas compañías se trabaja hasta las 17.00 o incluso hasta las 18.00.

El horario de la mayoría de las oficinas de correos es de lunes a viernes de 8.00 a 18.00 y los sábados de 8.00 a 13.00. Algunas, sobre todo las más céntricas, suelen estar abiertas hasta las 20.00.

Respecto a los bancos, abren de lunes a jueves de 8.00 a 16.00, y los viernes, 8.00 a 15.00, incluso cuentan con un día en que suelen alargar el horario hasta las 18.00. Los sábados permanecen cerrados todo el día.  

El horario comercial es de lunes a viernes de 7.00 a 18.00 y los sábados de 8.00 a 13.00. Se pueden encontrar tiendas, sobre todo en los centros comerciales, que abren los domingos y durante el horario del centro comercial (de 10.00 a 21.00).

Los centros comerciales funcionan de 10.00 a 21.00. Los fines de semana abren sábado en el mismo horario, y domingo hasta las 17.00.

En Budapest y otras localidades del país pueden encontrarse establecimientos que abren 24 horas.

Volver a índice de Información práctica

Transporte interior

4.1   Transportes urbanos
 
El transporte público, colectivo o no, es muy bueno en Hungría, especialmente en las ciudades. Budapest cuenta con cuatro líneas de metro, la última inaugurada en la primavera de 2014 y numerosas líneas de autobuses, trolebuses y tranvías. También cuenta con varias líneas de trenes de cercanías. En los últimos años las autoridades están procediendo a la renovación del material móvil que estaba muy anticuado.
 
En Budapest varias compañías de taxi dan servicio en la ciudad. Todas están sometidas a la misma reglamentación y la misma tarifa, algo más barata que en Madrid o Barcelona. La forma más común de utilizar el servicio de taxi es llamar por teléfono identificando al pasajero y el lugar dónde se encuentra. Las esperas son breves.
 
Desde la incorporación de Hungría a la UE el parque de automóviles ha crecido mucho lo que ha contribuido a congestionar las zonas urbanas, sobre todo en horas punta. El tránsito de vehículos entre las ciudades de Buda y de Pest se realiza a través de puentes que, en la actualidad, resultan insuficientes y constituyen importantes cuellos de botella para el tráfico rodado.
 
 
4.2    Transportes interiores: carreteras
 
La mayoría de lasprincipales ciudades húngaras están comunicadas por autopistas de reciente construcción. Ello facilita el traslado a las capitales de países vecinos aunque pueden encontrarse tramos de carreteras tradicionales cerca de los pasos fronterizos. La red de carreteras es bastante tupida y, en general, su firme se encuentra en buen estado. No resulta particularmente peligroso conducir en Hungría.
 
La circulación por carretera es generalmente fluida aunque suelen producirse atascos de salida y de entrada en Budapest, principalmente en la carretera que comunica con el lago Balaton, en las épocas estivales, sobre todo en fines de semana.
 
La circulación por la red de carreteras es libre excepto en las autopistas. Para circular por las mismas es preciso disponer de una “vignette” que se paga por un tiempo determinado: el menor plazo es el de diez días y cuesta 3.975 forintos (aproximadamente 13,- euros) y el mayor es por todo el año y cuesta 42.980 forintos (unos 140 euros). Esta autorización temporal se puede adquirir en las gasolineras y otros establecimientos.
 
Desde el 1 de enero de 2015 para circular por las autopistas de cada uno de los condados de Hungría se exige el pago de una “vignette” cuyo coste anual es de 5.000 forintos.
 
El conductor húngaro es bastante respetuoso con las normas y disciplinado. En situación de atasco o reducción del número de carriles funciona el sistema de “cremallera” para dejar el paso alternativo de vehículos. En ningún momento el conductor húngaro se siente molesto por los adelantamientos o cambios de carril por otro vehículo que quiera circular más deprisa, siempre que ello se señalice con el intermitente, utilizándose la doble intermitencia para dar las gracias. Una vez conocidas las peculiaridades de esta forma de conducir no existen mayores problemas.
 
 
4.3    Automóviles: Servicio técnico, combustible
 
En Hungría están presentes todas las marcas europeas así como algunas asiáticas. El parque automovilístico se está renovando en los últimos años y, en la actualidad, es muy comparable al de cualquier ciudad española. Se puede contratar un servicio de ayuda en carretera con el Auto Club, similar al del RACE o ADA, o incluirlo en la póliza del seguro.
 
Los talleres también responden a los estándares europeos tanto por lo que se refiere a la tecnología como a la seriedad. Es de destacar que resulta obligatorio poner neumáticos de invierno cuando hace mal tiempo y puede nevar o helar y, con el cambio de estación, es recomendable volver a instalar los neumáticos normales.
 
La oficina cuenta con un coche de servicio, un Volvo S80D (diesel), adquirido en diciembre de 2010, que actualmente tiene 31.500 Km.
 
Los carburantes se pueden adquirir en estaciones de servicio de diferentes redes, húngara o extranjeras, a precios similares a los actualmente existentes en España.
 
En cuanto a los seguros se refiere, se pueden contratar libremente con cualquiera de las compañías presentes en el país. Las coberturas son ligeramente diferentes de las que existen en España por lo que es recomendable estudiar las condiciones de las pólizas con detenimiento. Un seguro a todo riesgo puede resultar un poco más barato que en España.

Volver a índice de Información práctica

Vivienda

4.1   Características generales
 
Budapest se encuentra dividida por el Danubio en las áreas de Buda y de Pest. Buda está formada por numerosas colinas y Pest se extiende en una gran llanura. Buda tiene carácter más residencial y Pest acoge a la mayor parte del comercio, sector financiero, administración pública y equipamiento cultural, sin que ello quiera decir que en Buda no se encuentre nada de esto. En Buda predominan las casas unifamiliares o construcciones residenciales para varias familias y en Pest los edificios de viviendas, muchos de ellos señoriales pero que presentan unas zonas comunes (portal, pasillos, etc..) descuidadas, salvo que se haya hecho una rehabilitación total del edificio, cosa que también puede darse. En Pest puede resultar problemático encontrar garaje para los coches y el precio es  de cien euros al mes, aproximadamente.
 
Gran parte de la colonia diplomática reside en Buda donde se ubican buen número de embajadas. Se pueden encontrar apartamentos modernos y viviendas unifamiliares de lujo. El único inconveniente de esta zona está en las posibles dificultades de acceso durante el invierno a causa de la nieve y el hielo, dependiendo de la calle en la que esté situada la vivienda. Las calles por las que transitan los transportes públicos son limpiadas desde primeras horas de la mañana y son raros los días en los que puede presentarse algún problema serio para circular. Los últimos años han sido de meteorología benigna. En el centro de Pest no se dan estos problemas.
 
La renta media de una vivienda representativa de 150-175 m2 en Budapest es del orden de 1.800- 2.500 euros al mes. Se pueden encontrar viviendas de menor precio y también de lujo a precios lógicamente más elevados, dependiendo de las exigencias del arrendatario.
 
Existen numerosos apartamentos en el centro que disponen de una habitación con rentas de entre 300 y 500 euros al mes. Estos son los que suelen alquilar los becarios de la Oficina.
 
Es conveniente leer con sumo cuidado el contrato de arrendamiento y no dejar cabos sueltos. Especialmente importante es concretar el alcance de los gastos que corren por cuenta del inquilino (agua, calefacción, teléfono, etc, preferiblemente medidos por contador para poder verificar los consumos) y los que son por cuenta del propietario. Los gastos de comunidad son elevados en Budapest. También es muy conveniente concretar los términos de la actualización anual de la renta, si ello está previsto.
 
Nunca deben aceptarse cargos que no estén debidamente justificados por una factura emitida directamente por el suministrador de los servicios ya que, en caso contrario, pueden incrementarse los importes con recargos de intermediarios injustificados. En Hungría existe mucha economía sumergida y son frecuentes facturas “inventadas” que no se reflejan en ninguna contabilidad.
 

Volver a índice de Información práctica

Menaje doméstico. Mobiliario y electrodomésticos

Aunque la oferta pueda ser un poco más reducida que en España, se encuentra todo tipo de muebles, como en cualquier ciudad centroeuropea. El gusto es, en general, más anticuado. También se pueden encontrar muebles de importación.
 
En Budapest están presentes las cadenas IKEA y KIKA con un surtido similar al que existe en España.
 
Los precios son ligeramente más bajos que en España y el personal diplomático puede solicitar la devolución del IVA, actualmente del 27%.
 
 Los mismos que en cualquier país de Europa Occidental. También están presentes las cadenas como Media-Markt, EURONICS o EXPERT. Por lo que a precios se refiere, nos remitimos a lo indicado en el punto anterior.
 
Hay que reseñar que los ordenadores y demás equipos con teclado se diferencian de los españoles en éste y en que el sistema operativo viene en húngaro; antes de comprar televisores, GPS u otros equipos similares hay que cerciorarse de que en su menú se puede utilizar otro idioma (inglés o francés). También hay que reseñar que el muchos electrodomésticos las instrucciones figuran en húngaro y otros idiomas de la zona pero no en inglés o alemán.
 

Volver a índice de Información práctica

Sistema educativo y colegios

La educación preescolar comprende las edades de 3 a 6 años. Este tipo de escolarización es obligatoria. La edad escolar en Hungría comienza a la edad de 6 años. La escolarización es obligatoria hasta los 16 años.

La escuela primaria dura 8 años, hasta la edad de 14 años. Algunos alumnos dejan la primaria antes y acuden a secundaria a la edad de 10 o 12 años, dependiendo del tipo de colegio que se elija. La escuela secundaria se lleva a cabo entre los 14 y los 18 años.

Existen también escuelas técnicas de formación profesional que ofrecen una enseñanza más práctica, capacitando a los alumnos para incorporarse al mercado laboral.

Una vez finalizada la escuela secundaria, los alumnos realizan exámenes a nivel nacional. El aprobado con éxito en estos exámenes es imprescindible para el acceso a la universidad.

El año escolar comienza en septiembre y dura hasta junio. Hay unos 10 días de vacaciones en Navidad y una semana en enero o febrero, además de la Semana Santa.

La educación estatal (primaria y secundaria) es gratuita en Hungría. También pueden encontrarse escuelas privadas.

El idioma nacional es un serio inconveniente para utilizar los servicios educativos del país, pero existen colegios que ofrecen servicios educativos en idiomas extranjeros. En lengua inglesa hay dos que siguen el sistema británico, el “Britannica School” y el “British International School” (con un coste de unos 15.000 euros por alumno y año), y un tercero, el “American International School” (también en inglés y el más caro de todos) que sigue el sistema americano; un parvulario y Liceo Francés; un Colegio Alemán y otro Austriaco (ambos en alemán); y una Universidad Privada Europea (en inglés). Existen también Institutos bilingües húngaro-español y de otras lenguas. Los precios de las matrículas dependen de la demanda y del prestigio del centro: pueden oscilar entre 5.000 y 20.000 euros al año.

Además, el Instituto Cervantes de Budapest ofrece cursos de húngaro de pago para hispanoparlantes que deseen aprender el idioma local.

Volver a índice de Información práctica

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex