Régimen arancelario y reglamentación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El Código Aduanero Argentino (ley 22.415), vigente desde septiembre de 1981, continúa regulando el comercio exterior de Argentina. Este sistema legal abarca todas las áreas de esta actividad, estableciendo los procedimientos a seguir para la importación y exportación de mercancías, el sistema tributario aplicable, el régimen penal por los delitos referidos al comercio exterior, y el procedimiento recursivo para la impugnación de decisiones de las aduanas.

El único requisito necesario para ser importador es la acreditación del número de la Clave de Identificación Tributaria (CUIT) para la posterior inscripción en el Registro de Importadores y Exportadores de la Administración Nacional de Aduanas.

Importación definitiva

Toda introducción de una mercancía a un territorio aduanero argentino con la intención de que permanezca en él por tiempo indeterminado se encuentra gravada por derechos de importación, que son generalmente ad-valorem y varían entre el 0% y el 35%. Los tributos que gravan la importación o el tratamiento arancelario aplicable a las mercancías bajo este régimen, está en función de su clasificación dentro del Arancel de Aduanas.

Argentina es miembro del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela) y su legislación aduanera está contenida en el Código Aduanero del Mercosur (CAM) que rige para todos los países miembros y que fue aprobado por la Ley 26.795, promulgada el 10.12.2012.

Las mercancías se clasifican conforme a la Nomenclatura Común del MERCOSUR (NCM), con un código numérico de 8 dígitos (agrega dos dígitos a los 6 del Sistema Armonizado – SA- de Designación y Codificación de Mercancías que rige a nivel mundial), es decir, coincide siempre con el TARIC europeo en los 6 primeros dígitos (el TARIC utiliza 10 dígitos, agregando 4 al SA), pero cuando hay mayor desagregación en las subpartidas, puede no haber coincidencia. Además, Argentina incorpora internamente tres dígitos más del llamado Sistema Informático MARIA (SIM) y el Dígito de Control (DC).

Los documentos exigibles para hacer una importación son, en general, el documento de transporte, la lista de empaque (packing list) y la factura, a los que habría que añadir otros documentos en función de la naturaleza de la mercancía (certificado de origen, declaración jurada de composición de producto, etc).

Existen otros sistemas especiales de importación, entre los que se pueden mencionar la importación temporal, el régimen de muestras y la franquicia diplomática.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

Aranceles

Desde la conformación del MERCOSUR en 1995, rige en todos los países miembros el Arancel Exterior Común (AEC) que se expresa en un porcentaje ad-valorem, que varía entre un 0% y un 20%. Sin embargo, cada país miembro puede mantener una lista de excepciones a la aplicación del AEC por un tiempo determinado. Argentina, por ejemplo, ha incrementado los aranceles para un importante grupo de productos llevándolos hasta un 35% (calzado, textiles, neumáticos, bombas centrífugas, construcciones prefabricadas, ventiladores, corcho, entre otros). Al mismo tiempo, con carácter puntual y excepcional, también se pueden aplicar reducciones temporarias al AEC, para atenuar los problemas derivados de desequilibrios de oferta y demanda inesperados en virtud de desabastecimiento. Por ejemplo, Argentina mantiene un arancel del 0% para las importaciones de bienes de capital que no se fabrican en el país.

El AEC del MERCOSUR puede ser consultado en el Sistema de Información del Arancel Externo Común (SIAEC) a través del banner ubicado en la Portada de la página web del MERCOSUR www.mercosur.int (Base de Datos/Arancel Externo Común). Hay que tener en cuenta que, en virtud de las excepciones y reducciones temporarias mencionadas, no siempre el AEC coincidirá con el derecho de importación que aplique Argentina.

El AEC se aplica a los países no miembros del Mercosur, mientras que si la mercancía tiene origen MERCOSUR el arancel es 0%. Para que un producto sea considerado de origen Mercosur, debe incorporar, al menos, un 60% de valor añadido de origen Mercosur, o bien, que al producto final le corresponda una clasificación arancelaria a nivel de partida arancelaria diferente de la de sus insumos. En el MERCOSUR no hay libre tránsito para las mercancías que ingresan desde otros orígenes, de forma que si una empresa española exporta a Brasil y luego se reexporta ese mismo producto a Argentina, paga arancel en los dos países.

Tasa de Estadística

Además del arancel, la Aduana exige el pago de la Tasa de Estadística (TE): un porcentaje por el servicio de estadística que realiza la Aduana. La alícuota es del 0,5%, aunque el resultado nunca puede superar los USD 500. Algunos productos, como los libros, están exentos de su aplicación.

Tanto el arancel como la Tasa de Estadística se calculan sobre el precio CIF en factura (resultante de sumar al valor FOB, los gastos del flete y seguro). El resultado constituye la base imponible para el cálculo de los siguientes impuestos, para los que la Aduana actúa de agente de percepción.

Impuesto al Valor Agregado / Impuesto a las Ganancias / Ingresos Brutos

El IVA grava la importación definitiva de mercancías, con una alícuota general del 21%. Algunos productos gozan de una alícuota reducida del 10,5%. En caso de que el producto que se importa vaya a ser revendido en el mercado interno (no es para consumo del importador), se aplica una alícuota adicional del 10%.

Impuesto a las Ganancias (equivalente al Impuesto de Sociedades): la Aduana percibe un anticipo de este Impuesto del 3%.

Ingresos Brutos: la Aduana percibe un anticipo de este Impuesto cuyo porcentaje varía en función de la provincia del domicilio del importador, aunque normalmente es del 2,5%. Este impuesto se aplica sobre el total de las ventas netas de IVA.

Estos conceptos impositivos son recuperables por el importador (por el sistema de débito y crédito fiscal en el caso del IVA o por su condición de anticipos en los demás casos), si bien generan un costo financiero.

Importación temporaria

La mercancía puede también ser importada con una determinada finalidad y por un plazo determinado. El importador, en este caso, queda comprometido desde el momento del libramiento de la mercancía a reexportarla definitivamente con anterioridad al vencimiento de dicho plazo. La mercancía puede permanecer en el territorio argentino en el mismo estado en que fue importada temporalmente, o bien ser objeto de transformación, elaboración, combinación, mezcla, reparación o cualquier otro perfeccionamiento o beneficio.

No se encuentra sujeta a la imposición de tributos, excepto respecto de las tasas retributivas de servicios, aunque en casos excepcionales, y sin desvirtuar el régimen, el Poder Ejecutivo puede disponer la aplicación parcial de los tributos que gravan la importación para consumo respecto de la mercancía.

Los plazos en que la mercancía puede permanecer en el territorio aduanero, van desde los ocho meses para las mercancías destinadas a ser exhibidas en una Feria y los tres años para los bienes de capital que son utilizados en un proceso productivo. Si es importada para ser objeto de un perfeccionamiento, debe ser reexportada definitivamente en el plazo de 180 días desde su libramiento.

Otros regímenes de importación

  • Régimen de destinación suspensiva de depósito de almacenamiento (depósitos fiscales)
  • Régimen de destinación suspensiva de tránsito de importación
  • Régimen de los medios de transporte
  • Régimen de las operaciones aduaneras efectuadas por medios de transporte de guerra, seguridad y policía
  • Régimen de los contenedores
  • Régimen de equipaje
  • Régimen del rancho, provisiones de a bordo y suministros del medio de transporte
  • Régimen de la pacotilla
  • Régimen de franquicias diplomáticas
  • Régimen de envíos postales
  • Régimen de muestras
  • Régimen de reimportación de mercadería exportada para consumo
  • Régimen de importación o de exportación para compensar envíos de mercadería con deficiencias
  • Régimen de tráfico fronterizo
  • Régimen de envíos de asistencia y salvamento

Zonas Francas

La actividad de las zonas francas, su implementación y funcionamiento está regulado por la Ley N° 24.331 Zonas Francas - Disposiciones Generales.

La ley 24.331 dispuso el establecimiento de 23 zonas francas en todo el país, una en cada provincia, más cuatro que se ubicarán en aquellas regiones geográficas que por su situación económica crítica y/o vecindad con otros países justifiquen la necesidad de su instalación.

En la actualidad hay 11 zonas francas operativas en Argentina, ubicadas en las provincias de Buenos Aires (La Plata y Bahía Blanca), Córdoba (ciudad de Córdoba), Chubut (Comodoro Rivadavia), La Pampa (General Pico), Mendoza (Luján de Cuyo), Misiones (Puerto Iguazú), Entre Ríos (Concepción del Uruguay), Salta (General Güemes), San Luis (Justo Daract) y Tucumán (Cruz Alta). Se puede encontrar el listado en https://www.afip.gob.ar/aduana/zonasFrancas.asp#francas.

Legislación Antidumping

Con la aprobación de los resultados de la Ronda Uruguay del GATT, se incorporó al sistema legal argentino esta normativa internacional. Así, los derechos antidumping se establecen luego de una investigación respecto de determinada mercancía que proviene de un estado.

Argentina se encuentra entre los diez países que más utilizan el procedimiento de investigaciones por dumping, lo cual surge de los informes presentados ante la OMC.

Valores criterio

Para determinar el valor en aduana, llamado “valor criterio”, enfrentar la evasión fiscal y combatir las prácticas de subfacturación en la importación de mercaderías, Argentina ha creado un banco de datos de valores que se va publicando en el Boletín Oficial. La importación a precios inferiores conlleva la obligación de constituir un aval por el valor declarado y los derechos aduaneros correspondientes a esos precios, que será ejecutado si no se justifican satisfactoriamente esos precios. Estos valores criterio afectan fundamentalmente a productos de origen asiático, sin embargo son 187 las referencias que incluyen productos de origen español, entre los cuales se encuentran productos cerámicos, manufacturas de plástico, papel y cartón, tubos, vajilla, línea blanca, material eléctrico de baja tensión, bombas de vacío, fungicidas, fósforos, perchas, estanterías metálicas, frenos y embragues.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

El Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 1474/94 creó el Sistema Nacional de Normas Calidad y Certificación, que regula las actividades de normalización y de evaluación de la conformidad dentro del ámbito estrictamente voluntario. Este Sistema está estructurado a partir de un Consejo Nacional de Normas, Calidad y Certificación, integrado por representantes de las diversas áreas del gobierno nacional convocados por la autoridad de aplicación de este Decreto.

Inmediatamente debajo de este nivel de decisión política se encuentran los dos organismos operativos encargados de realizar la gestión de todo el sistema:

- El organismo de acreditación (OAA): se encarga de la acreditación de los organismos de certificación, de los laboratorios de ensayo y de calibración y de los auditores. Originalmente, el OAA estuvo destinado a cumplir funciones en el campo voluntario, pero desde 1998 comenzó a tener responsabilidades de acreditación en el área regulada, por asignación de las autoridades en las disposiciones pertinentes. Los organismos de certificación acreditados por el OAA, tanto para la certificación de sistemas de gestión de calidad, medioambiente, etc, como para la certificación de productos, se encuentran en el listado de Entidades Acreditadas en su página web (www.oaa.org.ar), con el detalle del alcance de la acreditación. El listado total de organizaciones certificadas según ISO 9001, ISO 14001, etc. en la República Argentina, se encuentra disponible en la página web del INTI (www.inti.gob.ar). Asimismo, los Organismos de Certificación acreditados por el OAA, tienen a disposición de quien lo solicite, el listado de organizaciones certificadas por ellos.

- El organismo de normalización (IRAM): se encarga de centralizar el estudio y aprobación de normas técnicas. A comienzos del año 1995, la Secretaría de Industria, Comercio y Minería suscribió un convenio con el Instituto Argentino de Normalización (IRAM) por el cual lo designó como Organismo Argentino de Normalización. Además, funciona como organismo de certificación, acreditado por el OAA en 1997.

Por otra parte, la Secretaría de Comercio Interior es la autoridad de aplicación de los Regímenes de Certificación Obligatoria, que se aplican en sectores como material eléctrico de baja tensión, ascensores, bicicletas, encendedores, juguetes, equipos de protección personal, etc. 

En algunos casos, la normativa sobre identificación de mercaderías, requiere así mismo una certificación de la veracidad de la información de la etiqueta: materiales constructivos del calzado, papeles que se comercializan envasados y determinados aparatos eléctricos de uso doméstico.

La Dirección Nacional de Comercio Interior, dependiente de la mencionada Secretaría de Comercio Interior, viene aprobando acuerdos de reconocimiento de los procedimientos de evaluación de la conformidad celebrados por entidades certificadoras nacionales reconocidas, con entidades extranjeras acreditadas en su país de origen. No se trata de una convalidación automática de certificados, pero el proceso es mucho más rápido y más barato que el costoso y largo proceso de certificación en Argentina, en muchas ocasiones sin sentido para un único mercado. El IRAM ha suscrito con la española AENOR convenios tanto en el ámbito de normalización como de certificación. Por otro lado, existe un Programa de cooperación de la UE con las autoridades argentinas en el capítulo de certificación de productos. La idea es fortalecer y tecnificar las instituciones certificadoras argentinas.

Más allá del necesario cumplimiento de las normas de certificación, la importación y exportación de mercancías puede estar sometida al control previo de distintos organismos de la Administración Pública Nacional que tienen delegadas esas facultades de control. Dicha delegación se instrumenta mediante leyes, decretos o acuerdos internacionales.

Los principales organismos de intervención previa son:

- SENASA - Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, organismo descentralizado dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. www.senasa.gov.ar

- ANMAT – Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, organismo descentralizado dependiente del Ministerio de Salud. El ANMAT está dividido en tres unidades, en función del tipo de producto: INAME, INAL y Dirección de Tecnología Médica. www.anmat.gov.ar

- INV – Instituto Nacional de Vitivinicultura. www.inv.gov.ar

- RENAR - Registro Nacional de Armas y Comisión Nacional de Control de Exportaciones Sensitivas y Material Bélico. www.renar.gov.ar

- SEDRONAR - Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico. www.sedronar.gob.ar

- Dirección Nacional de Recursos Naturales. www.ambiente.gov.ar

- IGN - Instituto Geográfico Nacional. www.ign.gob.ar

- Secretaría de Cultura de la Nación. www.cultura.gob.ar

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

A partir de la asunción del nuevo Gobierno, se ha propiciado la eliminación de medidas proteccionistas y restrictivas al comercio que el gobierno anterior había ido implementando con el fin de mantener una balanza comercial superavitaria y prescindir de financiación externa, que le estaba vetada.

Una de las primeras medidas del nuevo gobierno ha sido la de reemplazar el antiguo sistema de autorización de importaciones (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación – DJAI) que funcionaba de forma arbitraria y discrecional, por uno nuevo (Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones - SIMI) que prevé la concesión de licencias automáticas en la gran mayoría del Nomenclador Aduanero y no automáticas para unas 1500 referencias.

En cuanto a aranceles se refiere, en 2013 se elevó el Derecho de Importación Extrazona (D.I.E.) de cien Posiciones Arancelarias de la Nomenclatura Común del MERCOSUR hasta el 35% (salvo unos pocos productos que suben al 20%, 22%, 25% y 28%). Hasta ese momento, el arancel medio aplicado a las partidas arancelarias afectadas era del 15%. Los productos más afectados de  origen español son los neumáticos, bombas centrífugas, construcciones prefabricadas, ventiladores y corcho. El principal beneficiario de la medida es Brasil, que figura en todas ellas entre los primeros cuatro proveedores, y para el que, como miembro del Mercosur, no rige la medida.

Por otro lado, se siguen exigiendo numerosos certificados: de origen, de composición, sanitarios y fitosanitarios, normas específicas de etiquetado, etc., que en ocasiones operan como barreras de entrada. También existen listados de “valores criterio”, de forma que la importación a precios inferiores conlleva la obligación de constituir un aval por el valor declarado y los derechos aduaneros correspondientes a esos precios, que será ejecutado si no se justifican satisfactoriamente esos precios. Estos valores criterio afectan fundamentalmente a productos de origen asiático, sin embargo son casi 200 las referencias que incluyen productos de origen español, entre los cuales se encuentran productos cerámicos, manufacturas de plástico, papel y cartón, tubos, vajilla, línea blanca, material eléctrico de baja tensión, bombas de vacío, fungicidas, fósforos, perchas, estanterías metálicas, frenos y embragues.

Paralelamente, luego de varios años de restricciones en cuanto a giros de divisas al exterior por pago de importaciones de bienes y servicios y por giro de dividendos, la situación se ha normalizando desde el levantamiento del “cepo cambiario”.

La Argentina continúa con una "vigilancia comercial prioritaria" por parte de los EE.UU. debido a "la insuficiente protección de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) o el acceso al mercado para las personas que dependen de la protección de la propiedad intelectual" y debido al aumento de las "falsificaciones y piratería".

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

A partir de la asunción del nuevo Gobierno, se ha propiciado la eliminación de medidas proteccionistas y restrictivas al comercio que el gobierno anterior había ido implementando con el fin de mantener una balanza comercial superavitaria y prescindir de financiación externa, que le estaba vetada.

Una de las primeras medidas del nuevo gobierno ha sido la de reemplazar el antiguo sistema de autorización de importaciones (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación – DJAI) que funcionaba de forma arbitraria y discrecional, por uno nuevo (Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones - SIMI) que prevé la concesión de licencias automáticas en la gran mayoría del Nomenclador Aduanero y no automáticas para unas 1500 referencias.

El nuevo sistema exige a los importadores, en forma previa a la emisión de la Nota de Pedido, Orden de Compra o documento similar utilizado para concertar sus operaciones de compras en el exterior, que informen a la Secretaría de Comercio y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) las operaciones relacionadas con las destinaciones definitivas de importación para consumo.

La información registrada en el sistema, será puesta a disposición de otros organismos que adhieran o hayan adherido a la “Ventanilla Única de Comercio Exterior”, en función de su competencia. Los organismos involucrados deberán pronunciarse en un lapso no mayor de 10 días. Los plazos podrán ampliarse en aquellos casos en que la competencia específica del organismo adherente así lo amerite. 

La Administración Federal de Ingresos Públicos de la República Argentina comunicará a los importadores las novedades producidas y, en su caso, las circunstancias que motivan las observaciones formuladas así como el Organismo ante el cual deberán comparecer a los fines de su regularización, de corresponder.

Las declaraciones efectuadas a través de Sistema de Monitoreo de Importaciones (SIMI) tendrán un plazo de validez de 180 días corridos, contados a partir de la fecha de la aprobación.

Por otra parte, las Declaraciones Juradas Anticipadas para la importación de servicios (DJAS) siguen vigentes, aunque su función es meramente informativa.

Volver a índice de Régimen arancelario y reglamentación

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex